miércoles, 23 de junio de 2010

elasticidad


elasticidad

Esta capacidad a menudo se confunde con la flexibilidad, aunque poco tiene que ver con ella, La propiedad que tienen las gomas de volver a su posición inicial tras su tracción también la tienen en mayor o menor medida los tejidos vivos como la piel, los huesos, los músculos o los tendones. De entre éstos, son los músculos los que poseen una mayor capacidad elástica. Cuando flexionamos una articulación, los músculos opuestos a los que actúan se estiran y gracias a esta capacidad elástica conservan la energía que luego se emplea en la extensión de la articulación, ahorrando al deportista un importante gasto energético.

La pliometría es un tipo de entrenamiento que utiliza la elasticidad de músculos y tendones. Se emplea a menudo en el entrenamiento de la fuerza explosiva, y consiste en hacer una extensión previa a la aplicación de la fuerza; con ello se consigue acumular una cierta cantidad de energía en los elementos elásticos, energía que posteriormente se sumará a la empleada en flexionar la articulación, consiguiendo una mayor fuerza.

El caso es muy parecido a lo que sucede en el salto con pértiga, en el que en un momento del salto podemos ver cómo la pértiga se ha curvado mucho y, posteriormente se extiende, momento que aprovecha el atleta para acabar de subir y franquear el listón. Los materiales de las “mediasuelas” de zapatillas deportivas también son elásticos en mayor o menor grado. Los atletas deberían utilizar zapatillas que les permitieran aprovechar su elasticidad. Esto se puede lograr si el recobro de la compresión de las zapatillas se produce de forma sincrónica con la acción de músculos y tendones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada